La Concejalía de Memoria Histórica recuerda hoy, 31 de marzo de 2021, el nacimiento de San Vicente del Raspeig como municipio propio, al segregarse oficialmente de Alicante ese mismo día del año 1836.

“Todos los cambios relevantes requieren un gran esfuerzo y un largo proceso”, asevera la concejala de Cultura y Memoria histórica, Raquel Rodríguez, de Esquerra Unida, historiadora de formación, al recordar cómo San Vicente del Raspeig logró segregarse de la ciudad de Alicante y constituirse como municipio propio. Efectivamente, cuando en 1836 San Vicente del Raspeig alcanzaba la segregación, se culminaba un proceso prolongado a lo largo de varias décadas. Los historiadores coinciden en que la separación se logró tras varios intentos.

De acuerdo con el libro ‘La segregación de San Vicente del Raspeig del término municipal de Alicante’, los vecinos del Raspeig solicitaron por vez primera constituirse en Ayuntamiento propio en 1806, en un pleito seguido ante el Consejo de Castilla. Entonces 153 vecinos otorgaron sus poderes a un agente de los Reales Consejos para ser representados en todos los procedimientos necesarios. El asunto no prosperó, ya que su continuación suponía el importante pago de 190.000 reales de vellón que la localidad no estaba en condiciones de afrontar.

Posteriormente, la invasión napoleónica puso fin a cualquier aspiración independentista. Tras la promulgación de la Constitución de 1812, y los nuevos aires liberales que impregnaron el país, se facilitó la creación de nuevos ayuntamientos a tenor del artículo 310 del propio texto aprobado por las Cortes de Cádiz, para aquellas poblaciones que llegaran a las “mil almas”. Se encuentran referencias a un primer alcalde del municipio desde agosto de 1812. La vuelta al absolutismo de Fernando VII frustró la continuidad del proceso dos años después, reintegrándose nuevamente a Alicante.

Durante el Trienio Liberal (1820-1823) volvió a formarse el Ayuntamiento constitucional que existiera en 1814, según oficio enviado por el propio cabildo alicantino al pedáneo del caserío de San Vicente; tampoco en esta ocasión llegaría a consolidarse la segregación, ya que de nuevo, en noviembre de 1823, el gobernador político y militar de Alicante ordenó al ayuntamiento de San Vicente que “cese inmediatamente en sus funciones”, volviendo a la situación en que se encontraban en 1820. Finalmente, el 31 de octubre de 1836 quedaba establecido el nuevo Ayuntamiento en San Vicente del Raspeig.