Durante el invierno los días se hacen más cortos y el frío y la noche dominan la atmósfera de las ciudades. Sin embargo, el espíritu de las fiestas da una nueva vida a la cotidianeidad cuando se llega hacia el final del año. No se trata sólo de los regalos de Navidad y el Día de Reyes, o de pasar comidas y cenas en familia, también las calles se cubren de coloridas y cálidas luces navideñas, haciendo más extraordinarios los viajes y recorridos urbanos.

Esta costumbre, que se repite a lo largo y ancho de España, tiene en Valencia a uno de sus máximos exponentes. Tanto el centro histórico como las estructuras monumentales de la Ciudad de las Artes y las Ciencias se visten de todos los colores para dar a la ciudad costera un toque único e irrepetible.

Vuelos y trenes a precio de oro

El principal inconveniente de organizar un viaje para ver las luces de Valencia con toda la familia es su coste. Como se trata de los últimos días del año, fechas que son altamente demandadas por turistas y también por valencianos que regresan a casa, los precios de los vuelos y trenes pueden alcanzar niveles astronómicos. En muchos casos, dada la menor frecuencia de servicios como consecuencia de la situación sanitaria, lo que ya era un problema estacional se ha agravado aún más.

También el precio medio de los alojamientos se incrementa significativamente hacia fin de año. Los hoteles están con una ocupación plena y la situación no mejora si se opta por alternativas generalmente más económicas como los hostales o Airbnb. En el caso de encontrar una habitación disponible, en particular si se viaja con hijos, el coste por noche puede ser exorbitante.

Por este motivo, vivir la experiencia única de pasar los últimos días del 2021 disfrutando del centro histórico de Valencia iluminado por las luces navideñas puede no estar a nuestro alcance. Este año ha sido particularmente complicado para quienes no han logrado aún recomponer su nivel de ingresos. Con los fuertes aumentos en los precios de los alimentos y de la factura de la luz, por nombrar algunos de los costes que han llevado la inflación por las nubes, las finanzas personales no están en condiciones de afrontar un gasto de semejante magnitud. En estos casos, recurrir a un préstamo para financiar el viaje puede ser una solución útil para no perderse este magnífico evento.

¿Cómo obtener el mejor préstamo para viajes?

La forma más fácil de conseguir fondos para visitar Valencia es solicitando préstamos online. A diferencia de lo que ocurría con los bancos tradicionales, la cantidad de oferentes disponibles en internet hace que encontrar un crédito conveniente esté a pocos clics de distancia, sin la necesidad de recorrer la ciudad para consultar con los agentes de ventas de cada entidad. Además, esta competencia ha logrado que las comisiones y las tasas de interés hayan bajado en los últimos años, volviendo estos instrumentos un recurso mucho más accesible para cualquier familia.

Los préstamos online tienen como principal característica que otorgan una pequeña cantidad de dinero, que suele no superar algunos miles de euros, a devolver en cómodos plazos de meses y hasta años. Si se encuentra una buena oferta, es posible incluso acceder a un préstamo a un interés del 0%, un servicio que ciertas entidades ofrecen a los nuevos clientes. También es posible pedirlos en el caso de que el usuario esté registrado en ASNEF, ya que determinadas compañías aceptan personas con antecedentes de mora bajo determinadas condiciones particulares.

La desventaja de este tipo de préstamos es su elevado coste financiero. La tasa de interés suele estar por encima de la que ofrecen muchos bancos dado que los requisitos y condiciones para pedirlos son mucho menos exigentes. Teniendo en cuenta esto, a la hora de organizar un viaje no se debe perder de vista que solicitar una cantidad de dinero excesiva puede resultar en cuotas mensuales de valor muy alto, lo que podría dificultar la capacidad de devolución y comprometer la salud de las finanzas personales.