En un mundo en lo que realizado en el pasado no sirve para mucho a ojos del gran público, los mejores deportistas del planeta sí tienen cierto crédito al haber estado varios años en la cúspide de su deporte y haber ofrecido bastantes trofeos a su afición. En el caso de la NFL, la última década ha puesto en el escaparate a un jugador que ha demostrado un nivel fuera de lo normal, cosechando un palmarés no visto antes por estas lides. Este no es otro que Tom Brady.

Después de una época gloriosa en los New England Patriots decidió cambiar de aires y acometer nuevos retos en Tampa Bay ¡a los 43 años! Es obvio que es el mejor mariscal de campo de la historia de la Super Bowl, pero Brady es ambicioso y no quiere quedarse ahí.

El próximo domingo disputará su décimo evento en la lucha por el trofeo Vincent Lombardi, aunque en esta ocasión la empresa no será nada fácil. Las apuestas de la Super Bowl otorgan cierto favoritismo a los oponentes de Brady, los Chiefs de Kansas City, con un Patrick Mahomes al frente llamado a ser el relevo natural del ex de Nueva Inglaterra.

Esta Super Bowl LV se presenta muy ofensiva, ya que el mejor quarterback de todos los tiempos, tendrá enfrente a su discípulo, que, pese a sus 25 años, está llamado a marcar registros mu cercanos a los de Brady en el futuro, incluso superarlos si es que las lesiones le respetan.

La defensa también será una parcela transcendental en el partido, puesto que poder romper el juego del rival en algunos momentos, puede ser clave para que los dos QB no alcancen su nivel óptimo. A lo largo de la historia ha habido muchos ejemplos de especialistas defensivos que marcaron el devenir de alguno de estos trofeos. Por lo que tanto Chiefs como Buccaneers deberían seguir su ejemplo.

Es obvio y unánime que Tom Brady ha sido el mejor quarterback de la historia. ¿conseguirá seguir acrecentando su leyenda en la Super Bowl LV?